viernes, 27 de abril de 2012

que y aquien tengo miedo: caricias Nº 38

Abril: 2012. Los miedos ¿Donde están? …siempre existen los miedos que nos paralizan y se cruzan en nuestras vidas, pero también nos hace crecer, aunque esto nos ayuda a saber de nuestro coraje como de nuestra valentía. Hay muchas cosas que nos provocan miedos y a veces arrastramos desde niños, pero no puede ser mayor que nuestra valentía o nuestra propia vida. Creo que hace falta saber a qué tengo miedo o qué me provoca miedo…, si somos capaces de darnos cuenta ya habremos hecho un gran paso ante el miedo. Muchos tienen miedos a dar el paso, la enfermedad, a las frustraciones, a los jefes, a sus padres como al rechazo, al éxito o a no poder cumplir con lo que uno se compromete y a las experiencias negativas; ante esto creo que debemos utilizar nuestra fe y la voluntad para salir a delante. La sociedad nos impone miedos y si no tenemos la fortaleza espiritual es claro que nos arrastra y nos lleva por delante. En todo esto debemos rezar y tener claro que nuestra vida vale mucho mas de lo que creemos. Muchos viven con el temor a la muerte, u otras situaciones, pero hoy con la fuerza del espíritu me animo a decir: NO TEMAS…(lo dice el Maestro Jesús) y si tenemos fé, hoy le podemos decir a los miedos: fuera!!! Hay muchas cosas que nos hacen vivir con miedos, nos hace vivir encerrados, nos atrapan y nos hace sentir solo e inundados en el dolor como en la persecución, es la piedra que nos tiene aplastados, es la tumba que nos tiene enterrados, es una enfermedad psíquica que nos perturba en la vida y nos corta la libertad, es propio del mal hacernos sentir derrotados, frustrados, entregados. Nuestra vida está hecha para algo más, somos conscientes que existen estas problemáticas en la vida, pero tenemos que saber que Dios nos ha creado para salir a delante, para vencer la cruz y dejar a tras el camino recorrido como pensar que el miedo no tiene la ultima palabra. Ante esto debemos actuar con modos sencillos, con la actitud del hoy mismo para vencer y volver a empezar en lo que nos hace felices. Tal vez, sientas el miedo y no lo puedas vencer, para esto existen no solo los profesionales y amigos que te quieren ayudar, sino también tu propio corazón, tu fé, tu voluntad y tus ganas de estrenar otro camino. “Hoy es el día” (como lo decía un amigo), hoy es el comienzo de algo nuevo y con la fuerza del amor puedes vencer a los miedos que mirando tu valor te devolverán la paz interior. Fuerza!!! Dios te dé la fuerza para vencer los miedos y vivir gozando, en libertad, en paz y con la firmeza que Dios no nos ha creado para el miedo. Hasta la próxima. www. bienestarinterior.com.ar.- Consultas: 0223-155581800. - O223- 47998865.

viernes, 20 de abril de 2012

la Verdad

CARICIAS PARA EL ALMA: nº 76
Abril: 2012.
Tema: La verdad
La verdad comienza por uno mismo, por la educación, la actitud y la personalidad, no es fácil vivir en la verdad porque muchas veces cuesta nuestra cabeza. Vivir en la verdad significa arriesgarse por la honestidad realizando lo que uno siente en el corazón y esto muchas veces no es para aplausos sino mas bien para miradas indiferentes, porque además significa poner la cara.
La verdad no es para cualquiera porque es aceptar la justicia y el amor, es vivir de acuerdo a lo que se siente no para quedar bien ni ganarse un puesto. Muchas son las condiciones pero su fruto es vivir tranquilo, de modo cuando alguien golpea la puerta de tu casa no es para esconderse de nadie, y si andamos por la calle andamos con la frente en alta porque no le mentimos a nadie como si también si vivimos en la su familia llegamos tranquilos a casa y en paz. Todo pasa por la conciencia en paz, porque la verdad no ofende a nadie aunque la cuestiona. Ser auténticos, felices, reconociendo y valorando lo que somos y tenemos es signo de que se vive en la verdad.
En cuanto a los demás es necesario jugarse por la verdad, saber decir las cosas porque una palabra a tiempo puede evitar grandes problemas, andar a las escondidas no es bueno para nadie porque a la larga sale a la lúz. En la sociedad hay muchos miedos e intereses personales y a nadie le gusta exponerse ante la verdad, a veces se prefiere escapar o andar con “mentiritas piadosas”…total…¿Quién se va enterar?. Por eso la verdad es actitud de conciencia, se trata de amarme a mi mismo, es mi credencial ante los demás aunque no estén de acuerdo. Para decir las cosas a la luz de la verdad hay que saber decirlas, no se trata de ser maestro de nadie, solo se trata de que uno quiere ser feliz.
“La verdad nos hace libres”, nos dice Jesús y fue muerto a palazos ¿Qué nos espera?, solo un cambio de conducta sin juzgar porque nadie puede tirar la primera piedra, todos en algo fallamos, por esto es bueno preguntarse ¿vivo en la Verdad ? ¿Qué dicen los demás de ti?, por los frutos se conoce el árbol, por la forma de ser te aceptan o te matan hablando mal de ti. No temamos en vivir en la verdad, en la luz; acompañada de la fe caminemos buscando cada dia la conversión de nuestros actos para no caer en la mentira, en el desagradecimiento ni en el egoísmo de sentirnos perfectos.
Hasta la próxima semana, ojalá la verdad se encarne en alguien que esté leyendo o escuchando, la verdad es vida, es paz, es libertad, es puro amor… es ser como Jesús y terminar resucitando.

www. bienestarinterior.com.ar.- Consultas: 0223-155581800. - O223- 47998865.

Email: franciscovacazur@yahoo.com - recuperacionespiritual@live.com.ar
http://francisco-recuperacionespiritual.blogspot.com/

viernes, 13 de abril de 2012

hacerse respetar

Marzo: 2012.
Tema: HACERSE RESPETAR
Es un camino a la libertad y a la paz. “no hagas lo que no quieras que hagan contigo”. Solo respeta y hazte respetar. Esto significa tener bien la autoestima, tener autoridad y aceptación de su persona. Vivimos en una sociedad donde a veces cualquiera te grita y te trata como si fuera su sirviente, ante esto debemos reaccionar porque no somos esclavos aunque a veces hay que reconocer que metemos la pata cada dos por tres. Hacerse respetar es hacerse escuchar y escuchar bien lo que te dicen o reclaman, porque muchas veces por el miedo a perder nos dejamos gritar cualquier cosa, esto se da en las mejores familias como en la Iglesia o en el trabajo. Nadie tiene el derecho de llevarse el mundo por delante, por tanto hacerse respetar significa tener actitud de comprensión como al mismo tiempo saber decir e interpretar las cosas.
Existe la ley del mas fuerte, a veces faltamos el respeto al débil, a la persona que nos puede comprender pero si encontramos alguien mas fuerte que uno, nos achicamos y asi el miedo nos paraliza porque tal vez hacerse respetar es callarse cuando tiene que ser lo contrario, porque una persona respetable sabe dialogar, esperar, comprender, aceptar y perdonar, Conozco muchos hombres pequeños entre ellos a mi padres que se hace respetar con solo la mirada, esto quiere decir que nadie le falta el respeto.
NO hace falta tener dinero ni poder para hacerse respetar, hace falta carácter sencillo y revisar la forma de decir y aceptar las cosas. Es hora de cultivar el respeto a si mismo, el respeto los demás y por sobre todo a lo sagrado que es Dios. No podemos andar gritando todo el dia o quejándonos que no nos quieren escuchar, tal vez sea la hora de cuestionarnos ¿me hago respetar? A la hora de pedir algo ¿lo digo con respeto?. Cuando me relaciono con Dios ¿me relaciono respetuosamente sin exigir ni mandar que Dios se ocupe de nuestras pequeñeces?.
El respeto hay que rescatarlo, empezando por uno mismo. RESPETA y serás felíz. Respetar es signo de educación y vida, es camino de comprensión, y signo de persona educada.
Que Dios nos ayude a ser respetuoso y a no tomar el pelo a nadie por solo hecho de que queremos ser respetados….hasta la próxima.
.
www. bienestarinterior.com.ar.- Consultas: 0223155176865. - O223- 47998865.
Email: franciscovacazur@yahoo.com - recuperacionespiritual@live.com.ar
http://francisco-recuperacionespiritual.blogspot.com/

Vivir en libertad N° 457

  Educar y vivir con valores V IVIR EN LIBERTAD Estimada persona Elegida: Es el anhelo, la necesidad y la misión de sentirse LIBRE, porque e...